Viernes 17 de Enero, 16:42 hs

Arturo Rojas cumple 30 días de gobierno con una agenda que privilegia la situación económica y un ordenamiento general

Por Miguel Correa* El intendente de Necochea Arturo Rojas cumple este viernes los primeros 30 días de gestión con una sobredosis de enigmas y contrariedades ,producto del desastre que dejó su predecesor el hasta ahora invulnerable F. López.Es como haber tomado una brasa que estuvo quince días instalada en el fuego. 
Una categórica demostración del caos heredado en todos los ámbitos del municipio es que la deuda comunal entre sueldos,pago a proveedores, y un descalabro financiero han consumido la mayor parte del tiempo del flamante intendente en este primer mes de gestión.
Rodeado de un equipo donde hay personas con experiencia,caso Graciela Mameluco en Hacienda;Ricardo Carrera en Obras Públicas en tamdem con Guillermo Botella; Juan Gamba en Cultura; más un grupo de gente joven Rojas procura no perder pisada y ya pasó un mes donde las prioridades son el pago de sueldos a los más de 2.300 agentes municipales, la catástrofica situaciípn en salud pública y las declaraciones de emergencia como aliados para sobrellevar los primeros y quizás más tortuosos días de  manejo de un enorme transatlántico sin rumbo y que ahora procura empezar a ponerse en orden.
Lo que se devastó en 4 años,ya sea por inoperancia,impericia, falta de responsabilidad y tantos factores más  de F. López y su equipo, no podrá ser encauzado en 30 días,ni quizás en cien días,o más. Necochea tiene uno de los más penosos récords,como ser el de más angustiante situación financiero-operativo,donde el Atila que desapareció dejando tierra arrasada y sus vándalos políticos nunca pagarán el daño causado.No solo al municipio,sus trabajadores,proveedores y concesionarios,sino a la comunidad toda.
La millonaria deuda,el inconcebible estado de abandono,devastación y desorden de Necochea,Quequén y el distrito,quizás no puedan ser totalmente reparados en una gestión de 4 años. Nadie puede quedar impune tras haber sido el responsable de tamaña hecatombe.Las nuevas autoridades debieran haber pedido el oprimer día una auditoría,la visita del Tribunal de Cuentas y de acuerdo a los resultados de esos procedimientos denunciar al intendente ido y a sus principales colaboradores. 
También resulta grave no solo tamaño desbarajuste,sino que muchos de quienes formaron parte del caótico e irresponsable gobierno anterior,hoy hablan como si nunca hubiesen transitado el municipio.Como si los concejales oficialistas hasta el pasado 10 de diciembre no hubiesen ocupado sus bancas en tiempos anteriores corresponsables de la turbia e inoperante administración lopizta.
Es más,el intendente mandato cumplido y su hermana han sido "premiados", con la inmunidad y con el grande de lotería de que nadie los investigue ni denuncie(salvo una denuncia penal del Sindicato de Municipales, expediente que duerme el sueño de la injusticia) y de desempeñarse ella como diputada nacional y tener la caradurez de criticar al gobierno nacional de Mauricio Macri.Se puede ser tan hipócrita de haber dejado una comunidad arrasada y un municipio sin recursos,endeudado y con inexistente salud pública y tener la trastornada postura de haber olvidado en 30 días la postración en que dejaron al distrito.
En ese convulsionado mar de tormentas administrativas,gremiales e institucionales,Arturo Rojas se afirmó al timón del transatlántico contuso,malherido y tratar primero de conocer a cuantos metros del abismo se encuentra pues no se dejó ninguna información y muchos discos rígidos fueron eliminados o hackeados como si así desapareciese mágicamente el caos que es el municipio y que directamente afecta a los vecinos.
Rojas al firmarse el traspaso de la gestión dejó por escrito las reservas con que se hacía cargo de la angustiosa situación.Fue aquel momento en que F. López huyó para no tener que enfrentar al periodismo y burlándose de la gente retiró un cheque de $ 315.000 por sus gastos de representación en su último acto de comedia tan berreta y vulgar como desvergonzada.
Ahora es tiempo de remar,porque los motores del transatlántico llamado municipio no tienen combustible ni funcionan sus mecanismos elementales.
Ha habido más buenos gestos de los trabajadores de planta y profesionales,técnicos y laburantes de la salud pública que no venían cobrando,pero que le extendieron el tubo de oxigeno a esta nueva administración,en una especie de frágil tregua,pero razonable al fin.
Rojas pidió al Tesoro nacional un aporte de $ 400 millones para hacer frente al pago de sueldos de los trabajadores(para su gobierno hoy la prioridad) y para poner en movimiento la salud pública y una voluntad de pago concreta a quienes son acreedores del municipio.Esa ayuda no llegó,y es probable que jamás lleguen ni $ 50 millones como aporte.Se sabe que Necochea políticamente hoy está en las antípodas del pensamiento de los gobiernos nacional y provincial,pero debiera entenderse desde esos sectores de poder que acá no es una cuestión de origen político,sino que lo trasciende y deja al distrito del Sudeste por excelencia en un estado de quiebra que solo por ley no se transforma en bancarrota,pero que afecta ruinosamente la ciénaga que es hoy la Municipalidad de Necochea.
Pero no todo es oscuro para quienes comandan la nueva gestión.La mayoría de los vecinos han tomado conciencia de cómo López hundió literalmente a Necocheay,por ejemplo,han decidido colaborar haciendo voluntarismo vecinal cortando pastizales en sus barrios,barriendo sus calles y más aún,manifestando una confianza en los gobernantes al acudir a sellar su compromiso de ponerse al día en el pago de tasas por medio de la moratoria que es quizás el más sólido paso dado desde esta administración.
Hubo empresarios fuertes locales que aún hoy analizan la posibilidad de efectuar una donación de dinero para arrimar fondos imprescindibles para la comuna.La legitimación legal-administrativa es la cuestión a resolver porque el dinero a aportar a manera de auxilio ya habría sido reunido por un grupo de empresarios de la construcción,de servicios de diferente tipo y grupos que operan con el campo y la producción marítima. Valiosa y coligada decisión que no ha podido transformarse en realidad por los vericuetos legales de una administración comunal que presenta vallas para recepcionar esa cooperación.
30 días parecen haber sido una eternidad no solo para la nueva gestión sino para los necochenses de buena madera,que observan como el paquidermo municipal empieza a dar tenues señales de convalecencia,aunque para el restablecimiento demanda del esfuerzo y la comprensión de todos.Y no del egoísmo de quienes hoy son opositores y hasta hace un  mes eran los responsables de esta etapa espantosa del presente necochense.

Comentarios Libres