Lunes 23 de Septiembre, 00:30 hs

Dónde quedó "dura lex sed lex"?,a quien le debemos su erradicación

Por Miguel Correa*Dura lex sed lex es una expresión de origen latino que traduce, literalmente, ‘dura ley, pero ley’. Y que podríamos verter al español como ‘la ley es dura, pero es la ley’.
Como tal, la frase es una máxima jurídica que expresa la necesidad y la obligación de respetar y aplicar la ley en todos los casos, incluso cuando esta pudiera resultar rigurosa o excesiva, pues el respeto a la ley es positiva para la vida en sociedad y beneficiosa para todos en general.
En realidad esta frase quedó erradicada hace algo más de una década cuando irrumpió el garantismo,el zafaronismo y sus seguidores.La ley sigue siendo dura,pero no los que hoy la aplican,claro que existen excepciones.
Esto viene a colación por la reiteración de delincuentes en Necochea y Quequén que son aprehendidos,pero a las pocas horas recuperan la libertad.Como saben que si los vuelven a atrapar en un nuevo delito pronto nuevamente saldrán a la calle es un sinfín delictivo inconcecible e incomprensible.
No falla la policía que se harta de apresarlos una y otra vez.Falla LA JUSTICIA,en el sistema del Ministerio Público Fiscal o a nivel jueces penales.
El garantismo en materia penal se corresponde con la noción de un derecho penal mínimo, que intenta poner fuertes y rígidos límites a la actuación del poder punitivo del Estado.
Esta vertiente del garantismo se proyecta en garantías penales sustanciales y garantías penales procesales para quien delinque.Pero queda el vaso medio lleno donde faltan los derechos de las víctimas o del ciudadano común,probable futura víctima del presunto inocente según el garantismo.Las garantías penales sustantivas tienen por objetivo la averiguación de la verdad jurídica,pero no dan ninguna seguridad a quien sufre los actos delictivos. 
A la creciente cantidad de delincuentes que se va registrando(antes un comisario solía decir "si detenemos a 40 se termina la delincuencia"/hoy esto ya no es así),se le suma la rápida salida de los malandras que fueron apresados y liberados en la odiada puerta giratoria.
¿Qué hacemos señores fiscales y magistrados? Recuperamos la memoria y volvemos a dura lex sed lex o seguimos con el ultrajante garantismo.
 

Comentarios Libres