Lunes 18 de Marzo, 15:28 hs

Al Casino le quedan contados sus días de actividad hasta el cierre definitivo

Por Leo Moreno Correa*Desde el Gobierno de la Provincia ya no parecer quedar margen para que se revea la decisión del cierre definitivo del histórico casino de Necochea que supo brillar y que desde hace años cayó en un deterioro insuperable. Sumado al cese de las actividades en los casinos de Mar de Ajó y Valeria del Mar, las movilizaciones de los gremios casineros por la pérdida de puestos de trabajo ha sido una constante desde enero, cuando se conoció la medida.
Si algo llama la atención, es tema de conversación regularmente e importa a los necochenses, es el Complejo Casino. Un lugar que desde aquel fatídico incendio, supuestamente generado por un cortocircuito en el año 2001, nunca logró recomponerse y su estado empeoró año a año.
Con solo algunos datos se puede dimensionar la importancia de este casino, que desde su creación en los 70 y su posterior inauguración en 1973, fue el único de estas características en toda Sudamérica. Aproximadamente, en su cúspide ingresaban entre 5000 y 8000 personas al día y así se convirtió en la atracción junto al mar de nuestra ciudad.
Lamentablemente, la ubicación pintoresca le jugó una mala pasada, ya que al estar frente al mar el óxido que tomaron las lujosas estructuras metálicas del mismo fue inevitable. Pero a las corrosiones naturales, se le suma la faltante de políticas del Estado Nacional y desde el 95 del Gobierno Provincial, que poco tuvieron en cuenta su mantenimiento.
Parece que esta vez el Casino de Necochea, se encamina inexorablemente a una salida definitiva a tantos años de desidia y es el cierre de la sala de juego que quedaba, confirmado en más de una oportunidad por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que conduce María Eugenia Vidal.
La decisión de cerrar el Casino es traumática para la comunidad,pero la desinversión de años y la escasa asistencia de público fueron determinantes para un cierre definitivo que se producirá a fin de este mes.
Sin ánimo de profundizar en la responsabilidad o en las gestiones que no se hicieron para poner en pie otra vez al casino, lo importante es que hoy por hoy, muchos empleados podrían perder sus puestos de trabajo, lo que afecta directamente a por lo menos 100 familias necochenses. Igualmente, desde el gobierno afirmaron que “no están en riesgo las fuentes de trabajo”(porque se producen traslados) pero la dirigencia gremial no cree que así sea,además del desarraigo y la únbica opción de mudarse a otra ciudad para no quedar sin trabajo.
La clausura del casino necochense, se encuadra en una medida de ajuste del gobierno bonaerense que determinó, también, el cese de otros, como el de Mar de Ajó y el de Valeria del Mar. Además, se licitaron otros siete y cerraron las tragamonedas habilitados en toda la provincia.
El argumento es que las inversiones que requiere la sala del complejo de juegos y apuestas de Necochea es de, aproximadamente, siete veces más que lo que el casino puede recaudar anualmente. Lo cual se convierte en un negocio inviable.
Frente a este argumento, gremios casineros denunciaron la desinversión de los politicos de turno y se compararon con los bingos privados. "Con salas que se llueven, sin mantenimiento, con máquinas viejas, sin suministros, sin servicios, todas políticas que favorecen a los bingos privados. ¿Cómo puede ser el negocio rentable para los privados y no para el estado?”.
El juego de paño y el complejo casino tienen los días contados inexorablemente.*Periodista de Política Necochea
 

Comentarios Libres