Martes 16 de Octubre, 00:32 hs

Solidarios y desinteresados.Trabajan en silencio por quienes más necesidades tienen en Quequén

Un grupo de buenas personas,por su solidaridad y desinterés todos vecinos de Quequén,vienen desarrollando una tarea social sin difusión oficial o para la foto.Lucrecia Rivero y un núcleo de amigos no solo están terminando de construir una casa para una mamá soltera y sus hijos en Quequén,sino que ya practicamente terminada la vivienda agasajaron a los felices moradores con una torta.
También cooperaron con Elías y su familia que viven en una muy humilde vivienda de paredes de chapa y cartones.Mediante donaciones consiguieron colchones,frazadas,alimentos y los distribuyeron en esa y otras familias.Y la gran frutilla del postre de esta demostración solidaria que debería ser tomada como modelo de trabajo por los políticos e instituciones del establishment local,es que este grupo que conduce Lucrecia Rivero ha empezado a construir estufas con ladrillos comunes y planchuelas de hierro de 40 por 80 que al calentarse brindan un calor que estas familias necesitan imperiosamente.Pero amén de ello lo hacen con cariño que trasladan a los más carenciados dándoles contención,calor humano y compañía.Todo un ejemplo,mientras la mayoría discute banalidades o se preocupan por la playa y el enduro.Si se quiere se puede,y así lo demuestra este grupo de buenos vecinos de Quequén.


 

Comentarios Libres