Domingo 17 de Junio, 22:41 hs

Todavía no fue denunciado el sospechado de una millonaria estafa

Sobre la primera denuncia penal contra un comerciante que habría utilizado talonarios apócrifos de empresarios locales,aún no se ha avanzado pues la AFIP que está interviniendo en esta defraudación al fisco y a varias personas no ha convocado a la totalidad de los damnificados a dar testimonio de la situación en la que se han visto involucrados.Mientras esta serie de personas afectadas no termine de presentarse ante la AFIP,ninguno de ellos podrá tener la posibilidad de radicar la denuncia.Mientras el mentor de esta maniobra continúa trabajando en su negocio de la calle 50.Tiene 36 años y antes residió en Benito Juárez y conduce una costosa RAM,entre otros vehículos de alto valor.Hasta que no se realice una denuncia este portal no puede dar su identidad y otros detalles sobre su actividad.


LEA TAMBIEN:A las puertas de una millonaria estafa que ya tiene un sospechoso(publicado el sábado 2 de junio)
Cuando en las próximas horas se radique la primera denuncia penal se empezará a deshilvanar la trayectoria de un estafador que según estimaciones habría llegado a beneficiarse con unos 800.000 dólares (o $ 20 millones aproximadamente).
La AFIP habría realizado un trabajo de seguimiento de una veintena de empresarios y comerciantes locales que habrían incrementado notablemente su facturación,y al ser convocados negaron haber extendido esas cantidades de facturas de papel,máxime que la mayoría de ellos posee factura electrónica.
De ese modo AFIP habría iniciado otro mecanismo y este lunes uno de los empresarios incluidos en esas "sobrefacturaciones" radicaría la denuncia penal,lo que posibilitaría iniciar una pesquisa puntual sobre un comerciante que está ubicado en la zona intermedia de la ciudad y que posee un crecimiento patrimonial muy importante cuyo negocio,aún trabajando a pleno,no le permitiría llevar la vida y los gastos y viajes que hoy realiza.Se sospecha que el implicado habría utilizado facturas truchas a nombre de los empresarios y eso le permitió generar facturas falsas que luego vendía a otras empresas para que pudieran evadir el pago de tributos al fisco. En otras palabras, dichos comprobantes apócrifos eran requeridos por contribuyentes interesados en evadir impuestos a través de créditos fiscales o gastos ficticios. 
La factura apócrifa es una de las formas de evasión tributaria más utilizadas. Y fue evolucionando desde una simple factura "trucha", gemelas o duplicada, con datos inexistentes sobre la empresa y sus prestaciones, hasta modalidades más sofisticadas, con referencias reales de la empresa, su número de inscripción, pero que documentan una prestación nunca realizada.


 

Comentarios Libres