Miércoles 25 de Abril, 16:58 hs

Los salteadores de tumbas y los reiterados hechos delictivos que se registran en el cementerio de Necochea

Los ladrones han retornado a un ámbito donde solo debiera reinar la paz para actuar en los cementerios, concretamente en los municipales de Necochea, donde los vecinos han alertado de un incremento de robos en las últimas semanas.

En Necochea hay un cementerio y un anexo que lo constituye la parte nueva. En ambos casos diversos familiares que tienen personas enterradas en ellos han detectado que les han sido sustraídos objetos de valor de las lápidas y nichos como pequeñas cruces y los marcos de metal de algunas fotografías de los fallecidos, objetos que después son vendidos en el mercado negro o en chatarrerías.
El robo de metal es una de las plagas a la que se enfrentan tanto empresas como instituciones o particulares. Incluso, los familiares de los difuntos. Y es que los ladrones ya no respetan ni los cementerios ni las tumbas. 
Ya los deudos no radican denuncias ante la Policía por las sustracciones en los panteones familiares.Un afectado señaló a este portal que no solo su panteón había sido atacado, sino también uno contiguo,al que asimismo le faltaban piezas de metal de su arquitectura.En el caso de los denunciantes no era la primera vez que sufrían ataques semejantes.Años atrás ya comprobaron cómo habían arrancado las letras de bronce que conformaban los nombres de los difuntos sepultados en el panteón. Finalmente, debido a la persistencia de los ladrones, la familia optó por labrar la piedra con las inscripciones en vez de reponer las piezas desaparecidas.Fotos Nic Tomero Politica Necochea

Entre las ilegalidades relacionadas con las necrópolis locales, se encuentran la reventa de bóvedas de personas que emigraron o sus familias se han extinguido y de ornamentos funerarios, especialmente el codiciado mármol de Carrara que no se importa desde hace décadas, pero también rejas, cristales y hasta floreros.
 

Comentarios Libres