Sábado 22 de Septiembre, 20:19 hs

La elogiable actitud de un grupo de médicos necochenses y la absoluta vigencia de las previas

Por Miguel Correa* Una ponderable cruzada ha emprendido un grupo de profesionales de la salud de nuestra ciudad para procurar atenuar las previas de los adolescentes en cada fin de semana. Por fin alguien que se mueve y busca sacudir de la siesta o la indiferencia a padres y familiares de cientos de chicos que,viernes,sábado o víspera de algún feriado,tienen como meta la previa, donde se abusa de la ingesta del alcohol y en algunos casos adosado a algún tipo de droga iniciática en las adicciones.
Si hace unas décadas hablar de las “previas” era referirse a aquellas materias que quedaban pendientes de un año a otro, hoy ningún alumno del secundario confundiría tal expresión con algo que tenga que ver ni remotamente con la escuela. Hasta ese punto parece haberse instalado entre los adolescentes la costumbre de reunirse a tomar alcohol antes de salir a disfrutar de la noche del fin semana.

Ya sea mientras las chicas eligen la ropa que se van a poner esa noche y los varones se reúnen a juntar coraje para salir a encarar, el consumo de alcohol en los encuentros pre boliche son una práctica tan instalada entre los adolescentes de esta época que ni siquiera las cuestionan. Las ven más bien como una costumbre que existía antes de que ellos la adoptaran y que “todo el mundo” practica; tanto a espaldas de sus padres como con su propio aval.
Resulta ser que paralelamente a la aparición de estos jóvenes médicos que ya dieron una charla abierta en el Círculo Médico de Necochea sobre los objetivos ante las previas;empiezan a observarse diferentes comportamientos de los vecinos de esta somnolienta comunidad.
Ejemplo:hace pocas horas dos personas se comunicaron con este portal para tirar el dato sobre un lugar donde se hacen previas todos los viernes,con música a todo volúmen,gritos,entrada y salida de jóvenes con las clásicas bolsitas donde llevan sus bebidas.Estas previas de las que vecinos pasaron el dato se realizan en 48 entre 59 y 57 y suelen extenderse hasta las 4 de la mañana.
Los chicos concluida la previa salen en su mayoría borrachos del alcohol ingerido y gritando.

A los pibes, el boliche se les hace caro. Para tomarse tres tragos en la barra necesitan no menos de 350 pesos contando la entrada, y con esa plata en algún garage,quincho o taller se toman veinte fernets. Por eso es que se imponen las previas. Se juntan entre cinco o seis en un departamento, ponen 100 pesos cada uno y se recontra maman; si es que no le meten también alguna cosita más. Tal vez más tarde vayan al boliche. O no. Y si van ya no están en condiciones de nada. En el caso del alcohol, al igual que en el de la marihuana, hay estudios que muestran ante todo una naturalización de su consumo entre los jóvenes, que se traduce en el hecho de que ocho de cada diez de ellos (el 82%) reconoce haberlo probado. Esta proporción resulta levemente mayor entre los varones que entre las mujeres y crece a medida que aumenta la edad.¿Y los padres que rol juegan?
 

Comentarios Libres