Miércoles 14 de Noviembre, 05:29 hs

El escrache,un reflejo de la intolerancia y la cobardía

Por Rodrigo Lamas* Proceda de donde provenga, todo escrache es inaceptable y, en última instancia, tiene un efecto contrario a aquello que, en principio, pretende exhibir: la intolerancia o perversidad del otro. Lo ocurrido en las últimas horas en Necochea ante la inminente presentación del actor Atilio Veronelli en la la Cooperativa La Carpa es inadmisible. Si el hondo malestar, el fastidio y la intemperancia de un grupo feminista local son la reacción frente a una actuación de un actor deberían entender la libertad de trabajo antes de recurrir a expresiones propias de sectores poco afectos a la ley y el orden público.
Así como los paros, las manifestaciones, los bloqueos de calles o rutas no son la mejor vía para hallar una solución a distintas crisis de la sociedad, tampoco lo es advertir que se iba a escrachar un espectáculo este sábado en La Carpa,agrupación pluralista y sostenedora de actividades como talleres,seminarios que abrieron un abanico valioso en lo educativo y cultural.
Lo que iba a ser una agresión sólo merece una respuesta: el repudio generalizado de la sociedad contra las prácticas irracionales.
De esta forma este grupo feminista que aboga por condiciones igualitarias y derechos para las mujeres a quienes dicen representar dejan de lado el tributo a la sana convivencia, desconociendo los mecanismos que sostienen la vida republicana en democracia.
Cuando quienes dicen querer el diálogo recurren a la intimidación queda en duda si sus objetivos son los que manifiestan como estandartes de sus pedimentos.
Por ende, es bochornoso que dirigentes de un sector que levanta banderas por derechos de la mujer, haya recurrido a una conducta intempestiva para hacerse oír o, en todo caso, para quebrar la intolerancia ajena.
Acciones como las previstas para las próximas horas no colaboran para abrir un debate sobre la mujer y su rol hoy en todos los ámbitos. Con su actitud este grupo no hizo más que imitar a aquellos que, según denuncian, no los escuchan ni les prestan atención a sus demandas.
Causa un profundo dolor que se mantenga este tipo de hechos que  constituyen una muy mala señal para la democracia.Estos apuntes no son misóginos,son una lectura de una realidad que no nos pertenece.
En definitiva el escrache es un hostigamiento a quien piensa distinto.Los escraches no son un instrumento de la libertad de expresión. Son la forma de manifestarse cobarde,irrepetuosa y enajenada de quienes no saben o no quieren dialogar,de aquellos que encuentran en la prepotencia y la falta de respeto por el otro la única manera de mostrar sus diferencias.*Periodista de Politica Necochea
 

Comentarios Libres