Lunes 20 de Noviembre, 23:20 hs

A fin de mes es el juicio por la muerte de Noa Suárez en la comisaría de Quequén

Un joven de 20 años apareció muerto ahorcado hace tres años, en un sector de la Comisaría 2da de Quequén.La muerte del joven causó indignación entre vecinos quequenenses que se movilizaron a la dependencia policial para exigir justicia.Esto tomó estado público el lunes, 8 de diciembre de 2014.Tres años despuès,para fin de este mes,se ha establecido la fecha de realización del juicio por la muerte de Michel Suárez(Noa),quizás ahí se aclaren todas las dudas sobre la muerte del joven en una dependencia policial local.
"La triste realidad social que atraviesan muchos jóvenes se vio reflejada en la drástica decisión adoptada ayer a la madrugada por Michel Suárez (20), quien había sido aprehendido por dañar la vidriera de un local político en Quequén y más tarde se quitó la vida ahorcándose en el interior de la Seccional Segunda.
El comisario Guillermo Farías, titular de la mencionada dependencia policial, aseguró que "hablé con la mamá de este chico y me dijo que presentía que podía pasarle lo peor. Hacía algunos días que no iba a la casa y, lamentablemente, se había juntado con personas acostumbradas a delinquir”. 
El funcionario precisó que la madre de Suárez le comentó que el joven estaba "deprimido” y que quería irse de Necochea porque no alentaba un buen futuro.
El adolescente fue visto por vecinos del local del Partido Fe, de la calle 519, de Quequén, cuando junto a otros sujetos destrozaba un vidrio de ese inmueble. Los testigos llamaron a la Policía y a pocas cuadras, Suárez fue aprehendido cuando se desplazaba con muletas.
Cerca de la medianoche del viernes, el joven fue trasladado hasta la Comisaría Segunda y se lo alojó en un sector denominado por los policías como locutorio, donde se ubican a los aprehendidos mientras se les instruyen las actuaciones legales y se informa a la Fiscalía en turno sobre lo sucedido. 
Según indicaron voceros judiciales, Michel mantuvo un intercambio de palabras con otros presos que estaban encerrados en los respectivos calabozos y, en determinado momento, los agentes de guardia no escucharon más sus expresiones.
Momentos después el oficial de imaginaria (encargado de controlar a los detenidos) concurrió hasta el lugar donde estaba Suárez y lo encontró colgado con el cinturón de la malla que llevaba puesta. El cordón prensado pasaba por su cuello y estaba atado a una reja de, aproximadamente, dos metros de altura. 
El oficial de imaginaria solicitó ayuda a sus compañeros de guardia y cortó la cuerda de inmediato. El chico todavía respiraba y se llamó a una ambulancia, pero como la misma se demoraba, los propios efectivos policiales decidieron trasladarlo en un móvil hasta el Hospital Irurzun.
En la guardia de ese nosocomio, Suárez falleció alrededor de la 1 de la madrugada del 7 de diciembre y horas después la autopsia practicada en el Hospital Municipal Ferreyra indicó que el deceso se produjo por ahorcamiento, según el informe del médico de la Asesoría Pericial, Carlos Rodríguez. 
El entonces jefe de la Departamental, Carlos Cernadas, se hizo presente en la comisaría para verificar lo sucedido y se iniciaron actuaciones por "averiguación causal de muerte”.
Hubo un sumario de Asuntos Internos de la Policía de la Provincia para determinar responsabilidades de los policías que estaban en la comisaría esa noche.
Según relatara La Nueva Comuna, circularon entonces versiones de parte de la familia sobre la presencia de heridas en el cuerpo del joven. En ese contexto, el comisario Cernadas dijo no estar al tanto de dichas versiones y expresó que es la DDI la que estuvo a cargo de recibir "las declaraciones testimoniales de la familia del joven fallecido, del personal de guardia y otros testigos”.
Puntualizó que "los médicos de la Asesoría Pericial realizaron la autopsia y cuando el Fiscal tenga el resultado de las pericias va a disponer la carátula correspondiente, sea suicidio u otro tipo de carátula”.Las sospechas de que la muerte del joven no se trató de un suicidio movilizó rapidamente a familiares y amigos de Michel (Noa), que en la tarde de ese domingo se movilizaron hacia la comisaría en Quequén para exigir justicia.Foto de archivo La Nueva Comuna

Comentarios Libres